• 1
  • 1

Crisis es cambio

 

Conviene distinguir entre un problema y un síntoma; entre una causa y una consecuencia. Las crisis típicamente afloran y molestan por sus síntomas, y logran desviar la atención del verdadero problema. En esto está atorado nuestro país.


Un problema es importante, tiende a ser crónico, no se deja ver; un síntoma es urgente, es más escandaloso y a veces -sobre todo en el corto plazo- asusta más que el problema.

México tiene problemas de más profundidad que la reforma fiscal. El problema no es "que el Gobierno no tenga lana", este es un síntoma.

A continuación se citan algunos problemas que, quizás por su obviedad, quedan fuera de la agenda nacional de gobierno, empresarios y sociedad.

Crisis de ideas.- Las ideas de negocios que se estudian en la Universidad vienen de pensadores y escritores extranjeros. Traducidos o en inglés, rara vez abordan temas conectados con nuestra realidad. No se pueden arreglar problemas de países en desarrollo con soluciones de países desarrollados.

Y no que es esté mal adoptar ideas buenas, simplemente que México carece de foros que tengan influencia para que se generen ideas de desarrollo propias y que se formen gurús efectivos desde nosotros mismos.

Las ideas que operan en el psiquis de los ejecutivos mexicanos siguen siendo las mismas y hacia el futuro inmediato ya son obsoletas: productividad, calidad, eficiencia; porque el mundo está enfocado a la oportunidad, a la diferenciación y a la eficacia.

Crisis de Juventud.- Un reportero de la revista Times se las vio duras: le pidieron que hiciera un reportaje de México sobre jóvenes debajo de los cuarenta años, que fueran emprendedores exitosos y que además fueran líderes de opinión. Y batalló horrores.

Por eso la fuga de cerebros. Los afortunados jóvenes que salen a estudiar al extranjero en grupos cada vez mayores deciden quedarse allá.

Paradójico, en un país joven, el joven no tiene medios, tiene que esperar a que le salgan canas.

La tragedia es que los jóvenes están más cerca del futuro y son fuente de innovación, creatividad, irreverencia y de lo que podría ser el nuevo México.

Los consejos de administración están constituidos por gente mayor y en muchos casos son los mismos consejeros que andan de empresa en empresa y están ahí más que para desempeñar un rol, por amistad o relaciones.

Si no hay jóvenes no hay nuevas discusiones, nuevos héroes, nuevos valores, nuevas acciones, nuevas direcciones.

Crisis de Educación.- Japón y Alemania se levantaron de las cenizas tras la guerra gracias a su población educada. Los cubano-americanos son los "hispanos" más ricos en EUA porque llegaron educados cuando huyeron de Castro. La correlación está ahí, y este es el problema de fondo, la educación es el génesis de los principales problemas y síntomas.

Crisis de innovación.- Hay familias muy distinguidas en México que llevan varias generaciones con sus negocios y que han ayudado al crecimiento de este país. Cerca del 90% de las empresas más grandes siguen bajo el control de la familia. Un buen número de los directivos/herederos empezaron su carrera en el negocio familiar y no han salido de ése ámbito. Esto no necesariamente es malo, el riesgo es que el marco mental puede estancarse, y como son líderes, el marco mental de la comunidad empresarial también puede estancarse.

Crisis de Capital de Riesgo.- Relacionado con el anterior, un consultor italiano lo resumía: el mexicano es creativo y talentoso, el problema es que no hay dinero para financiar proyectos y buenas ideas, el sistema es prácticamente inexistente.

Crisis de manufactura.- Los países manufactureros llevan las de perder en los siguientes años. Y más los que exportan a un solo país y están a la extrema izquierda vendiendo materias primas, insumos de producción y maquila. El control de la cadena de valor lo tiene el que diseña el concepto de negocio (Tier 0) y mejor si logra colocar una marca y/o el canal de distribución.

Crisis de dependencia.- No es mala idea colgarse del país más poderoso del mundo, EUA, pero cualquier estudiante de negocios diría que depender casi el 90% de un cliente es señal de incompetencia por el alto riesgo que conlleva.

Crisis de incrementalismo.- El incrementalismo puede matar a un negocio o a un país. Vender más, y gastar menos no pueden ser los temas que dominen la dirección de una empresa. Se puede vender más y gastar menos en un negocio que está por extinguirse por la competencia o porque está jugando el juego equivocado.

El proceso de estrategia se enfoca a hacer las cosas correctas, el incrementalismo se enfoca a hacer las cosas bien.

Crisis de identidad.- La cultura norteamericana es de tirarle hasta que se le pega; la latinoamericana, arropada en el machismo, obliga a pegarle a la primera sin gastar tiros.

Crisis de Rumbo.- La exportación número uno de Costa Rica son microprocesadores. Singapur dejó de ser país del tercer mundo abrazando a la tecnología y siguiendo un plan de largo plazo. Irlanda e India le están apostando al software. Los españoles están entre los ejecutivos más agresivos del mundo y en su país le apuestan todo al turismo. En estas naciones hay un sentido, hay una dirección.

Tenemos que aprender de otros, pero también tenemos que ser originales; volver a empezar,como si fuera un presupuesto base cero. Reinvantarnos y romper la inercia.

Tenemos que sacudirnos a nosotros mismos, salir del edificio y volver a entrar: empezar a cuestionar lo incuestionable, a preguntar lo inpreguntable, a decir lo inmecionable.